/Splash Fronterizo

Splash Fronterizo

Un Vistazo a Murales y Esculturas de la Frontera

La frontera sur de Estados Unidos con México ha surgido como tema en varias conversaciones: la decisión de continuar con un muro, la creciente violencia en una ciudad y la seguridad intacta de otra, una caravana esperando cruzar, familias separadas, peleas dentro de carteles de drogas, entre otros.

Muchos de estos temas son parte de conversaciones diarias en ambos países, pero, lo inusual es la discusión a través de pintura, mural y escultura.

El mundo artístico de la frontera El Paso-Ciudad Juárez ha sido influenciado y dirigido por varias caras en ambos países. En el lado estadounidense, se ha descrito como “Renacimiento” al arte urbano de El Paso por trabajos recientes que resaltan la cultura Chicana en el parque Lincoln, en el centro de la ciudad, entre otras áreas, con artistas liderando el terreno como Los Dos, Christin Apodaca, Mitsu Overstreet, Myker Trrobali, MAC, VooDoo, Deadpunk, entre otros. Por el lado mexicano, el trabajo ha sido liderado por el Klvr (Kalavera) studio, grupo independiente Performance, Arturo Damasco, David Flores, Shack Chavez, Paloma Martinez, Melissa Lara, entre otros.

Sin duda, una de estas caras toma forma con Jesús Alvarado, mejor conocido como Cimi, quien cuenta con un repertorio de 10 murales en El Paso con contribuciones colaborativas en Cd. Juárez.

“Cada mural es diferente. Sigo aprendiendo y ahorita se trata de trabajar con diferentes artistas, diferentes miembros de la comunidad que agregan valor al trabajo”, Cimi dice. “He aprendido diferentes cosas así que cada vez que se habla de un nuevo mural siempre va a haber una nueva experiencia. Siempre es divertido”.

Con una carrera de más de 15 años, Cimi atribuye el origen de su apodo a sus inicios artísticos en la preparatoria Bowie de El Paso.

Jesús Alvarado, o El Cimi.

“Muchos de mis amigos, cuando crecían iban cambiando sus nombres a su análogo en azteca, pero mi nombre es de origen cristiano y es más un nombre católico así que no era exactamente traducible al azteca”, Cimi dice. “El más cercano que pude hallar fue ‘Cimi’ que es de origen maya y significa su interpretación de la vida porque lo comparan con el maíz”.

Cimi dice que los mayas utilizaron el maíz para interpretar la vida como un ciclo, ya que el maíz tiene que plantarse y crecer para que se puedan hacer tortillas y otras comidas. Eventualmente, la planta tiene que morir, dejando que la semilla vuelva a caer, y así, prepararse para crecer en otra vida.

“No estoy diciendo que soy dios o lo que sea, pero fue el origen más cercano que encontré a mi nombre, y también porque empecé con el grafiti así que necesitaba un nombre corto, cuatro letras”, Cimi dice.

Fue así como Jesús Alvarado se transformó en Cimi, nombre en el que se le conocería en el mundo artístico de la frontera. Creciendo bajo la influencia de Gazpar Enríquez, quien es reconocido como uno de los artistas más prominentes de la frontera, Cimi inició sus estudios artísticos sintiendo una curiosidad enorme por el aerógrafo.

“Yo siempre quise aprender a hacer ‘airbrush’, pero una vez que estaba aprendiendo me di cuenta de todo el trabajo que es, porque tienes que separarlo, limpiarlo y ponerlo de nuevo junto”, Cimi dice. “Es algo que no solamente vas a aprender cómo hacerlo y luego dejarlo de lado”.

Al otro lado del río Bravo, Jorge Alejandro Pérez Mendoza, quien nació en Cd. Juárez, ha desarrollado el arte urbano de esta región y es hoy en día uno de los artistas de mayor influencia en el norte de México.

Jorge es mejor conocido como Yorch, ya que es el resultado final de una modificación en los caracteres del apodo que él tenía cuando estudiaba diseño gráfico en la Universidad Autónoma de Cd. Juárez (UACJ), hace alrededor de 20 años.

Yorch cuenta con un repertorio de dos esculturas en Cd. Juárez, más de 5 murales y más de 20 trabajos en serigrafía. Ha representado a Cd. Juárez en el sur de México en convocatorias de arte a nivel nacional. También, ha hecho obras para el tribunal de menores y centros comunitarios junto al colectivo Rezizte, proyecto de arte juarense al que Yorch atribuye su mayor influencia y desarrollo artístico fronterizo.

Aparte de Rezizte, Yorch dice haber recibido influencia por parte de los históricos muralistas mexicanos. 

“Diego Rivera, de por sí, es el que tenemos que ver si nos queremos dedicar a algo monumental, pero de los mexicanos, el que más me gusta es David Alfaros Siqueiros”, Yorch dice. “Siento que se manifiesta una influencia de su obra sobre todo por la construcción que es algo que yo estoy ahorita incursionando de lleno”.

REZIZTE: JUÁREZ SE MANTIENE VIVA CON ARTE

Yorch cuenta el nacimiento de Rezizte desde que él y sus amigos interesados en el arte estaban juntos estudiando en la UACJ. Después de varias reuniones en el taller de Yorch, nace la idea de crear un colectivo.

“Todavía no sabíamos nombre ni nada, entonces en mi taller, yo ya empezaba a imprimir serigrafía, parte de lo que hacemos en el colectivo. Como primer proyecto, ahí nos juntamos y era ya llevar algo que quisiéramos hacer”, Yorch dice. “Teníamos muchas ganas de hacer cosas y todos llegamos con imágenes. Todos los temas eran recurrentes hacia la situación de violencia de la mujer, que era no exactamente de ese tiempo a principios de 2000, pero teníamos entre 12 y 15 años y crecimos en ese rollo de los ‘90s y los asesinatos”.

Jorge Alejandro Pérez (Yorch) artista/muralista en Ciudad Juárez.

Los fundadores de Rezizte buscaban darle a Cd. Juárez algo más de qué hablar a parte de violencia, que según Yorch era lo más notable del tiempo. 

“La palabra Rezizte era decirle a la ciudad ‘resiste’ y el personaje era Tin Tan o Don Ramón que era la idea de los personajes de la ciudad”, Yorch dice. “(También) decidimos ponernos máscaras 656 (porque) íbamos a usar la idea de un luchador como que éramos luchadores sociales”.

Se hicieron carteles y calcamonías manifestando una lucha social para mejorar la situación que, Yorch dice, les tocó vivir. Después de un mes de juntas y trabajos, se montó una exhibición de arte con el tema de violencia contra la mujer en la UACJ.

“La universidad empezó a reconocer que ya estábamos juntos haciendo algo”, Yorch dice. “Entonces, después de esa exhibición, continuamos con ese mismo camino de hacer esa obra en la calle y de pronto también tener alguna exhibición de trabajo”.

Así es como inicia el proyecto de Rezizte y para Yorch fue una colaboración crucial en su desarrollo como artista fronterizo.

“Rezizte ha sido muy importante porque estuvimos en muchas ciudades de la República haciendo murales, de invitación a hacer una obra y murales comunitarios”.

SEGUNDO BARRIO COMO HERRAMIENTA PARA ESPARCIR RECUERDOS

El Segundo Barrio es conocido históricamente como uno de los vecindarios con más presencia hispana y latina en El Paso. Comenzó a formarse cuando agricultores y trabajadores rurales de México cruzaron la frontera durante los 1800s y fue refugio para varios inmigrantes mexicanos que huían de la violencia e inestabilidad socioeconómica de la Revolución Mexicana a principios de 1900s.

Tras pasar por incendios, sobrepoblación, falta de infraestructura y servicios públicos, restauraciones e inundaciones, actualmente El Segundo Barrio es conocido como uno de los vecindarios de El Paso donde se puede apreciar una gran herencia mexicana creada por varias generaciones de siglos detrás en la región fronteriza. Precisamente, es el vecindario en donde creció Cimi, hacievvndo de este lugar la sede de la mayoría de sus murales.

“Lo que queremos hacer es recordarle a la comunidad de todas las cosas grandiosas que hay dentro de ella, especialmente las que están escritas en la historia”, Cimi dice.

Cimi dice que le gusta llamar a sus murales, no tanto como obras de arte sino como historias.

“Los llamo mis historias porque un mural, desde mi punto de vista, tiene que contarte una historia. Una de las cosas que más me inspira es que la comunidad interactúe con mis historias y que hable de ellas”, Cimi dice. “Que digan ‘¿quién es esa persona y por qué está ahí?’ y que eso se empiece a generar una conversación dentro de la comunidad, recordando a cada uno de las historias que pasaron aquí en la frontera”.

El chicanismo es otra característica resurgente en Segundo Barrio. El término “Chicano” fue utilizado originalmente para insultar a los hijos de inmigrantes mexicanos a finales de los 1950s y fue después apropiado por esta generación para fomentar el activismo mexicanoamericano e identificarse como una fuerza política y social en E.U.A.

Esta generación, era constantemente criticada por ambos lados por no ser “suficientemente estadounidenses” ni “suficientemente mexicanos”. Es por esto que, al acuñar el término, se utilizaron las raíces del Náhuatl, lenguaje oficial de los Aztecas, para identificarse como miembro “Mechica” o “Mechicano” y el término se termina usando como “Chicano.”

Cimi, quien se identifica como Chicano, también habla de su objetivo para representar artísticamente esta parte oculta en la historia de El Paso. 

“¿Cómo vas a estar orgulloso de algo que no conoces? Es por esto que tenemos que investigar y sacar estas historias y estos personajes, para recordarle a la gente de ellos”, Cimi dice.

Debido a esto, Cimi dice el aspecto esencial en sus murales tiene que ser el resaltar a algún personaje principal que surja de la frontera.

“Al empezar un nuevo proyecto, siempre trato de aprender sobre historia, sobre historia en nuestras comunidades específicamente”, Cimi dice.

MURAL ‘LA FRONTERA’

Un ejemplo del trabajo de Cimi y su objetivo de crear conversaciones a partir de murales que resalten la historia de la comunidad es el mural localizado en el Museo de Arte en El Paso.

“Mi mural favorito es el del museo, probablemente porque es el retrato más grande con el tamaño de dos historias. También es mi favorito porque fue un desafío.” El mural “La Frontera”, que fue comisionado por el museo, fue hecho en 2018. 

“Era cuando Trump empezó a hablar de la frontera y de los migrantes y de lo mala que era la situación y el muro y todo eso”, Cimi dice. “Así que quisimos retratar a algunas personas de la comunidad que fueran específicamente de frontera porque somos diferentes de muchos otros lugares”.

Cimi dice que la diferencia radica en una conexión profunda con Cd. Juárez y que por lo tanto “es una buena mezcla y quisimos representar eso”.

“Es por eso que tenemos a una mujer Tarahumara representando a Juárez y Chihuahua y a este hombre, Barragán, que es el hijo de Christian Barragán quien inició la banda de mariachi en la preparatoria Bowie”, Cimi dice. “Porque Bowie fue de las primeras, si no es que la primera preparatoria en tener una banda mariachi en los 90s así que Barragán siguió los pasos de su padre. También pusimos letras de una canción de Juan Gabriel donde habla de la frontera y de cómo es diferente y hermosa y cosas así”.

Según Cimi, el mural fue conocido como una fuerte respuesta hacia la retórica negativa de Trump en su tiempo y sigue manteniendo esa fortaleza.

MONUMENTO ‘SER FRONTERIZO’

En el ámbito escultural y de construcción, Yorch ha desarrollado dos esculturas en Cd. Juárez.

La primera obra se llama Mujer Fronteriza y consta de un tanque de agua en la colonia Salvarcar en Cd. Juárez que se pintó en el 2012. La segunda obra, llamada Ser Fronterizo, consiste en un camión partido a la mitad localizado en un espacio abierto en la intersección de la Avenida de Las Torres y Avenida Paseo de la Victoria. Esta es la obra favorita de Yorch.

“Estas ideas nacen en un tiempo donde Rezizte hizo una exhibición en el INBA (Museo de Arte del Instituto Nacional de Bellas Artes en Ciudad Juárez) en 2006 y es la primera vez que nosotros entrábamos al museo y era colectiva la exhibición”, Yorch dice. “Ahí cortamos un carro en pedazos en un yonke y la intervención de nosotros era meter el carro al museo y mostrarlo como una pieza de arte, pero lo cortamos en pedazos y lo hicimos ahí un montaje”.

Yorch habla de la exhibición “el salón de la obediencia y la desobediencia,” donde él empezó a trabajar con material reciclado y según Yorch, se vuelve un pilar importante para Rezizte.

“Siempre he estado trabajando con Rezizte, pero estos dos proyectos yo si los gestioné completamente y por eso los firmo como Yorch”.

Para Yorch, el regresar del Museo de la Estampa en la Ciudad de México cuando se hizo una exhibición por parte de Rezizte, fue motivador al punto de querer ejercer completamente un proyecto de arte individual. Debido a esto, él empieza a buscar los fondos financieros y gestionar las dos obras que tardaron más de 8 años en completarse.

En Ser Fronterizo, Yorch explica el corte de camión significa la división de la frontera. Él dice haber elegido un camión, mejor conocido como ruta por los fronterizos, como base de su escultura en parte porque es un medio de transporte esencial en la vida de los fronterizos.

“Para mí es como englobar toda esa manera de usos que le damos en la ciudad y ponerlo como soporte de obra del mural, de lo que yo voy a pintar, pero al instalarlo de esta manera, hago la idea de que es un objeto de Estados Unidos que reutilizamos de muchas maneras”, Yorch dice.

La escultura está ubicada estrictamente de norte a sur, de manera que la parte del camión que se ubica al norte simboliza E.U.A. y la parte ubicada en el sur simboliza a México.

“Este objeto dividido a la mitad, esa división del espacio geográfico que es impuesta más que natural, esta división del camión sería la imposición de la división de la frontera”, Yorch dice. “El muro de concreto se difumina y ya nada más entra una franja en medio del camión que lo divide, pero sería la metáfora de que un día también se difuminará la frontera, pero la división aún sigue marcada con la pieza”. 

Yorch también incluyó elementos de su propia vida al pintar esta escultura ya que su padre ha trabajado en E.U.A. la mayor parte de su vida de modo que Yorch ha tenido los “beneficios de la vida fronteriza sin cruzar”.

“En el sur, pinté un personaje que tiene alas que sería el emigrante y la parte del norte es como hablar de las familias que componen la frontera, no necesariamente Juárez. Porque, por ejemplo, mi familia tiene 10 y 11 años allá en El Paso y para que me vean tienen que venir y esa ha sido siempre la vida de nosotros”, Yorch dice. 

El monumento Ser Fronterizo tiene un costo aproximado de dos millones de pesos mexicanos. La obra, que se inició hace cinco años, sufrió el cambio de administraciones municipales, falta de apoyo económico para su construcción y representa el reto más grande que Yorch ha tenido que superar en su carrera de más de 15 años como artista: convencer al presidente municipal de apoyar su obra.

“Hay todo un trabajo arquitectónico y de ingeniería alrededor de esta obra, aparte, las obras de los artistas grandes que admiro como Siqueiros, cuando involucra más de tres artes, es cuando empieza a ser para mí la obra impresionante”, Yorch dice. “Estas construcciones ya tienes que trabajar con un arquitecto, que es para mí algo muy importante que logre con esta obra, que fue involucrar esas artes juntas y luego la ingeniería para poder lograr todo esto y que sea el respaldo del mural”.

Ambas partes del camión contienen una estructura que las sostiene por dentro. Es por esto que Yorch dice “es innegable que están ahí las matemáticas y tienes que ver que hay arte ahí también”.

El monumento también ha ayudado a Yorch a cumplir con su objetivo como artista.

“Cuando vengamos, la idea es que empecemos a hacer una discusión acerca del tema y del porqué, eso es parte de lo que yo si busco como artista. Yo disfruto hacer un ‘print’así pequeño con una idea original como disfruto terminar esta obra donde trabajaron y se involucraron cerca de 100 personas a lo largo de cinco años para lograr esto”.

ADVERSIDADES Y EN ESPERA DE ‘LO QUE SIGUE’

Ambos artistas coinciden en decir que su desafío más grande ha sido conseguir los fondos para las obras en las que se está trabajando.

“Como artistas, siempre tenemos el problema de cómo vamos a fondear este trabajo o el estudio o cómo vamos a seguir siendo artistas enfocados solamente en arte. La mayoría de nosotros tenemos un trabajo de 8 a 5 y no podemos solamente enfocarnos en el arte”, Cimi dice. “Creo que El Paso ha crecido en las artes, pero desafortunadamente, no estamos en ese punto donde podemos renunciar a nuestros trabajos y ser artistas de tiempo completo porque aún necesitamos apoyo”.

Monumento “Ser Fronterizo” por Yorch, ubicado en la intersección de Av. las Torres y Av. Paseo de la Victoria en Ciudad Juárez.

Aparte de su trabajo, Cimi también maneja su propio estudio y su tienda Kalavera Studio Shop, donde vende pinturas, camisetas, calcomanias relacionadas al arte, entre otros artículos. Martin Zubia (aka Blazter), quién se graduó de UTEP en arte y se ayudante en Kalavera, dice que la filosofía de trabajo de Cimi es trabajo en equipo.

“Cimi y yo no batallamos para llegar a conclusiones y pienso que eso es raro. Usualmente trabajo con otras personas y alguien quiere hacer una cosa – alguien más quiere hacer otra y cuando se quiere mezclar suele terminar en que la gente se separe”, Zubia dice. “Pasa que alguien va a querer vencer y dominar a otros mientras que con Cimi es un esfuerzo de equipo así que todos tenemos que arrojar ideas y prestar del mismo plato”.

Zubia, quien ha ayudado en todos los murales de Cimi, es el principal ayudante en Kalavera y, según Cimi, es un trabajador de valor en la tienda.

“Digamos que tú quieres ir al mecánico y el mecánico te va a explicar en términos que tú puedas entender y así, vas a saber qué parte de tu carro está rota. Entonces cuando la gente viene a Kalavera y ellos quieren saber sobre pintura de spray y preguntan cómo le hicimos para tener todos estos murales, Martin va a saber cómo explicarles lo que hicimos”, Cimi dice. “Él te puede decir toda la teoría y todas esas cosas y creo que es una de las mejores cosas que él ofrece, ayudar a otras personas a entender lo que puedes hacer con lo que vendemos aquí y cómo usarlo”.

Para Yorch, el desafío más grande ha sido convencer al presidente municipal de Cd. Juárez, Armando Cabada, para que se gestionaran los apoyos necesarios para construir Ser Fronterizo.

“Cuando uno es joven, ahora lo sé, tienes todo el ímpetu de que quieres hacer un cambio y lo quieres hacer ya, entonces caes en la desesperación y a veces haces acciones como cuando te quieres manifestar”, Yorch dice. “Conforme el tiempo pasa, ves que puedes hacer otras maneras de impacto, pero más duradero que no van a ser la emoción del momento”.

Yorch explica que en ese momento inicial él tenía la postura de no tener por qué hablar con un presidente para hacer cambios en la ciudad.

“¿Por qué tener una plática o algo que arreglar con un presidente? Es esta figura que se te crea cuando vas creciendo de que los políticos son corruptos que tienes que enfrentar en algún momento”, Yorch dice. “Entonces un día pienso que el cambio verdadero tiene que ser en un nivel más alto y ya no es nada más decirle a la ciudad sino que es esa negociación con la autoridad y contacto directo con quien si puede resolver ese problema”.

En cuanto a Cimi, lo que sigue para él es seguir experimentando, ya que para él es lo que hace a un buen artista.

“El seguir aprendiendo y el seguir pensando fuera de la caja es lo que hace a un buen artista. Creo que una vez que te quedas en un estilo por mucho tiempo, te hace viejo, así que un buen artista para mí tiene que seguir experimentando con las diferentes técnicas o tal vez mezclarlas”.

By Grecia Sánchez 

Facebooktwitteryoutubeinstagram