/Medidas para evitar el contagio de COVID-19 en la zona fronteriza

Medidas para evitar el contagio de COVID-19 en la zona fronteriza

A raíz del brote de coronavirus en los Estados Unidos, la vida de las personas ha cambiado drásticamente. Las ciudades hermanas de El Paso y Ciudad Juárez se han visto afectadas con más de 800 casos positivos de COVID-19 entre ambas ciudades. Estos números son reportados hasta el día 27 de abril por los departamentos de salud pública de estas dos ciudades. 

Antes de que los casos positivos del coronavirus aumentaran, las personas de ambas ciudades tuvieron que ajustarse a las nuevas medidas de prevención contra los contagios. La Organizacion Mundial de la Salud sugiere:

  1. Lavarse regularmente las manos con agua y jabón. 
  2. Tocer en la parte interior del codo.
  3. No tocarse la cara.
  4. Mantener distanciamiento social o la sana distancia.
  5. Quedarse en casa en la medida de lo posible.

La Universidad de Texas en El Paso también realizó varios cambios para proteger a los estudiantes, profesores y personal administrativo de la universidad contra el COVID-19. Las clases presenciales se sustituyeron por clases en línea, todos los eventos y viajes escolares fueron cancelados y los alumnos fueron obligados a desalojar sus dormitorios.

Los cambios se fueron presentando de un día a otro. Primero los estudiantes de UTEP fueron notificados el 13 de marzo, a través de un correo electrónico, que la semana de ‘Spring Break’ sería extendida por una semana más. Esto con el fin de darles tiempo a los profesores de prepararse para mover todas las clases en línea a la plataforma de la universidad. En ese mismo correo se informó que el semestre de primavera 2020 se terminaría con clases en línea completamente. 

UTEP también notificó el 16 de marzo a los estudiantes que residen en los dormitorios de la universidad que tenían que desalojar las viviendas para el 21 de marzo. Esta medida fue igualmente acatada por otras universidades de Estados Unidos con el fin de evitar nuevos casos de coronavirus. 

Para algunos estudiantes, esta noticia significó volver a vivir con sus padres después de haber estado fuera de su hogar, como es el caso de Luis De León, estudiante de ingeniería mecánica, quien vivía en Miner Village desde hace cinco meses. 

“Esto afectó mi vida diaria, porque ahora vivo con mis papás. Regresar con ellos fue un poco incómodo porque ya estaba acostumbrado a vivir solo”, De León dice. 

De León también afirma que él piensa regresar y continuar viviendo en Miner Village para el semestre de otoño 2020, si es que se puede volver a los dormitorios. 

No sólo la vida de los estudiantes que residían en los dormitorios de la universidad cambiaron, también significó un ajuste para estudiantes y personas que cruzan la frontera entre El Paso y Cd. Juárez.

A medida que los casos positivos y muertes por COVID-19 fueron aumentando en Estados Unidos, el presidente Donald Trump llegó a un acuerdo con el gobierno de México de minimizar el cruce de personas en las fronteras con el fin de evitar la expansión del virus el 20 de marzo, permitiendo sólo la entrada a ciudadanos y residentes Americanos, reportó Los Angeles Times. 

Esta orden tuvo un impacto inmediato en la vida de las personas entre las ciudades hermanas, en las cuales cientos de personas viajan de un país a otro como parte de su rutina diaria por razones de trabajo, escuela, compras y médicas.

Rosa Estrada, juarense que viajaba todos los días a El Paso para trabajar como empleada doméstica en varios hogares, se vio afectada por esta orden inmediatamente. Al no ser ciudadana ni residente de los Estados Unidos, ya no puede cruzar la frontera para trabajar. 

“En cuanto vi esa noticia, supe que la situación (económica) para mí se iba a poner muy difícil, mi trabajo está allá,” Estrada dice. 

La incertidumbre que De León y Estrada están viviendo es la misma que miles de personas enfrentan en estas dos ciudades hermanas.

Ya ha transcurrido más de un mes desde que se dio pie a todos estos cambios y se han añadido más en los últimos días. 

La orden más reciente fue anunciada por el alcalde Dee Margo de El Paso y el juez del Condado Ricardo Samaniego el jueves 23 de abril, la cual ordena a las personas mayores de dos años que usen cubre bocas al salir de su casa.

Las personas pueden utilizar una bandana, una mascada, o cualquier otro tipo de tela que cubra la boca y la nariz. 

En la página web, El Paso Strong, las personas pueden encontrar información actual de los números de casos positivos, el número de exámenes realizados y sus resultados en El Paso.

Por Maria Ramos 

Facebooktwitteryoutubeinstagram