/¿Armar o Comprar? Esa es la Cuestión.

¿Armar o Comprar? Esa es la Cuestión.

No importa si eres estudiante, exalumno, o graduado, todos nos hemos encontrado con la difícil decisión de buscar una computadora de escritorio, una ‘All-in-One’ (que es un monitor, el terminal, y en algunos casos el apuntador con pantalla táctil en un solo equipo), o una laptop para las tareas cotidianas (y no cotidanas) durante un semestre.

Sabemos también que no siempre el presupuesto destinado para una PC es alto. Aquí la incógnita es: ¿Cómo escoges esa computadora que te acompañará hasta tu graduación?

Jesús Meléndez es un estudiante de ingeniería mecánica en la Universidad de Texas en El Paso. Él y sus amigos decidieron armar una computadora para jugar videojuegos y hacer trabajos para la universidad, ya que la necesidad por una computadora más eficiente en la universidad lo llevó a esta decisión.

“El escoger una computadora es muy importante para cualquier estudiante, sobre todo aquellos que necesitan programas demandantes”, Jesús dice.

A pesar de tantos modelos, marcas y combinaciones de elementos en la computadora, Jesús dice que armar su propia computadora de escritorio fue la única manera para él de tener una computadora.  

“Armar una computadora te da más ‘bang for your buck’ (más beneficios de la computadora a un menor costo) debido a que puedes elegir las piezas de la computadora individualmente y a tu gusto”, Jesús dice.

A pesar de tener ayuda de sus amigos, Jesús tuvo que comprender que encontraría problemas al tratar de buscar las piezas individuales. Sin embargo, Jesús continuó con su proyecto.

“Hay algunas restricciones, obviamente. Por ejemplo, como lo que es la fuente de poder. Ésta necesita dar la electricidad exacta a todos los componentes, o, así como algunos procesadores van mucho mejor con otra tarjeta de gráficos a la que tal vez compraste”, Jesús dice. “Se tiene que buscar una verdadera armonía entre las piezas que compraste, y saber perfectamente que no se creará algún problema entre ellas. Armar una computadora, en sí, es algo fantástico”.

En el tiempo de búsqueda, Jesús se dio cuenta que las computadoras de escritorio en tiendas departamentales casi siempre son las peores a comprar y dijo, “El precio que pagarás por un equipo, y el rendimiento que pueden entregarte en procesos complejos en marcas como HP, Dell o Toshiba casi van de la mano. Esto se debe a que tal vez es de buena marca, pero las piezas que contiene son demasiado básicas para ejecutar programas de edición, videojuegos, o tareas complejas”.

Claro que, antes de su gran decisión, Jesús buscó la computadora de sus sueños con mucha memoria RAM para la fluidez del equipo, tarjeta de video para rendimiento en videojuegos y edición de video, y que las piezas fueran más acorde al presupuesto que tenía en tiendas departamentales. Incluso buscó en páginas de internet por el precio más bajo de la computadora que específicamente quería. Sin embargo, nunca la encontró, pues las especificaciones técnicas no daban con lo que buscaba.

“Lo primero que me fijo en una computadora es el RAM, el procesador y la tarjeta de gráficos ya que esos componentes son imperativos para el software que mis estudios necesitan. En otras palabras, muchos programas contienen en sus cajas los requerimientos mínimos, y los requerimientos perfectos para que tengas una experiencia buena”, Jesús dice. “Si no me fijara en esos detalles al comprar un PC, me resultaría muy inútil”.

Jesús dice que UTEP debería tener en su plan de clases básicas alguna clase sobre los conceptos básicos en el armado de una PC.

“Si la escuela tuviera programas como estos, ayudaría muchísimo en que jóvenes que no tienen mucho dinero puedan tener una PC decente. Tal vez no tendrán un equipo de la más actualizada generación, pero les ayudará en el día a día”, Jesús dice.

Así como la tecnología está en evolución, la música va de la mano. Brian Jarvis, profesor en teoría musical en UTEP, afirma que siempre le ha gustado vivir en contacto con la tecnología. De hecho, tiene una computadora de escritorio completamente armada por él en su casa.

“Me di cuenta de que puede ser bueno tener una computadora con poder productivo en casa”, Jarvis dice. “Creo que he invertido cerca de 1000 dólares en mi equipo. Las piezas en ella son de una gama media-alta, que sin ningún problema podrán trabajar por lo menos diez años sin ningún cambio”.

Jarvis utiliza su computadora como plataforma para jugar en sus ratos libres, como herramienta de edición de video para las presentaciones de la orquesta de la universidad, para retocar fotografías de conciertos y ensambles, y como grabadora de instrumentos eléctricos.

“El triángulo de equilibrio en una PC es la capacidad de memoria RAM para la productividad de tu procesador. La tarjeta de gráficos para cualquier programa de video, música, fotografía o videojuegos, y una fuente de energía que dé los watts exactos para cada pieza en el equipo”, Jarvis dice.

Jarvis dice tener amigos con mucha curiosidad hacia el hecho de ser un profesor de música y tener una computadora especializada.

“Es interesante que mis amigos y compañeros vean como algo curioso que haya invertido en un equipo así, pero deben entender que todo mundo debería tener un PC como el mío, o algo parecido para estar al día en tecnología del hogar”.

Jeff Acosta, estudiante de primer año en ingeniería civil en UTEP, está en busca de un equipo de cómputo para dejar de utilizar la portátil de su hermano.

Jeff usa la nueva PC que pertenece a su hermano, que estudia arquitectura. Esta laptop es de las llamadas Gaming PC. Esto quiere decir que la portátil contiene especificaciones que tanto pueden servir para jugar videojuegos, o pueden ser usadas en trabajos pesados, como el rendering en diseños, o creaciones de planos para su hermano arquitecto.

“Es mejor comprar una computadora portátil y con especificaciones para videojuegos. Digo esto porque mi hermano se basó en críticas y reviews que existen en YouTube”, Jeff dice.

Por otro lado, David Colli, también estudiante de nuevo ingreso en ingeniería mecánica en UTEP, decidió comprar una laptop a una semana de empezar clases. David decidió ahorrar dinero vendiendo su vieja computadora de escritorio.

“La PC que tenía en casa sacaba polvo por los ventiladores. Necesitaba empezar de cero en la universidad”, David dice.

El dinero para su nueva computadora tardó, y David terminó comprando una laptop HP con gráficos integrados y un procesador y memoria RAM perfecta para la actualidad a una semana de empezar clases. A pesar de eso, él

dice haber encontrado complicaciones.

“Fue muy complicado comprar mi laptop en tan poco tiempo. No sé cuál sea el fabricante de las piezas que lleva dentro, pero me sacará por unos años de apuros, incluso, voy a poder jugar un poco en ella”.

Cabe señalar que los fabricantes y marcas reconocidas ponen en algunos modelos de computadoras empresariales piezas que suelen llegar a ser de última generación. Una simple revisión de sistema basta para ver que contiene un equipo de cómputo. Es por esto que canales de YouTube llaman a que las computadoras en casa se actualicen.

“Aún no tengo el dinero necesario, pero tengo una PC en casa de no más de cinco años. Mis amigos en Computer Science me han dicho ya varias veces que en YouTube explican como mi PC empolvada y guardada, puede convertirse en un equipo utilizable para un estudiante de clases básicas”, Jeff dice.

David, por su parte, cansado de batallar con la PC que rondaba su casa como un mueble más, decidió volverse móvil.

“No es que esté perdido en el mundo de la computación, es solo que una PC de escritorio ya no me era funcional”, David dice. “Tal vez después me arrepienta en unos años de la compra y venta que hice, pero mientras, no tendré contratiempos con mi decisión”.

Sebastián González, estudiante de computación desde hace tres años en UTEP, ha decidido no meterse en mundo del “PC Building” y comprar una computadora que no le dará problemas hasta su graduación.

“Me fijé en el procesador de mi computadora, mientras más actual sea, más tiempo podré utilizarla sin cambios dentro”, Sebastián dice. “Creo que lo más importante es revisar la memoria virtual (RAM) que tiene una computadora al comprarla. Mientras más capacidad de esta haya en el equipo, más programas puede mantener abiertos, sin perder la fluidez”.

A pesar de la satisfacción que tiene ahora con su computadora, Sebastián no deja a un lado el proyecto de armar su propia computadora.

“Por ahora, la inversión de dinero, y tiempo que lleva el ensamblado de la computadora de mis sueños, se ve un poco lejana. Sin embargo, en los primeros años de mi futuro trabajo, empezaré la construcción de un equipo”, Sebastián dice. “Quiero experimentar con este tipo de computadoras. Obviamente he visto varios ensambles en algunas conferencias aquí en la escuela, pero no es lo mismo solo mirar a poder ensuciarte las manos”.

A manera de recomendación, Jarvis propone balancear los precios de las piezas con las computadoras ya ensambladas.

“Si ponemos en una balanza precios de piezas por un lado, y los precios de las computadoras más actuales en otro, podríamos ver la diferencia abismal en los precios por pieza. Las computadoras que la gente compra en tiendas son desechables, y sabes que sólo durarán por un tiempo”.

Por otro lado, la rapidez de tener una computadora portátil es saber que llevarás contigo gran parte de tu mundo, según David.

“No puedo arrepentirme de la decisión que tomé. A pesar de que fue una compra sin pensar mis otras opciones, me siento feliz con los resultados que mi PC me ha dado”, David dice.

Historia por Alfonso González.

Facebooktwittergoogle_pluslinkedinrssyoutubeinstagram